Poetas

En los días en los que estoy con pensamientos aislados o “en mi mundo” aparco mi libro de cabecera del momento y me dedico por entero a la poesía. Poesía escrita, cantada…o incluso recitada por voces profundas, con seguridad y firmeza, pero a la vez que trasmitan confianza y una sensibilidad especial.

Celaya y Neruda, unos referentes para esos momentos. Sus versos aterciopelados y amargos, pero certeros y duros a la vez; me transportan a una realidad no tan paralela. Realidad existente pero de la que a veces no se es consciente pese a las contundentes palabras de sus excelentes autores. Miguel Hernández, en boga, por el centenario de su nacimiento, maltratado por la historia y adorado por el público más especial, te lleva a su mundo. El campo, su etapa de pastor, su poesía, consecuente con el momento histórico vivido rezuma energía y pasión, hasta en su propia celda donde tristemente encontró la muerte. Joven y con tanto que decir que a veces me da la sensación de que si hoy viera como va el mundo, le daría un “soponcio poético” y entraría en una sinrazón propia de los idealistas que queremos arreglar el mundo.

Lorca es el autor que siempre me acompaña. En muchos momentos de mi vida he recurrido a él. Siempre he encontrado palabras adecuadas. Desde la crudeza de la Casa de Bernarda Alba, hasta la desgarradora Yerma o poeta en Nueva York que te transporta a otra “dimensión”. No sólo es compañero sino historiador de vida. Conocer sus sentimientos, sus pensamientos, su manera de amar, su pasión encogida, sus miedos, su dolor, su creatividad, su intelecto… Viajar a través de sus versos, es conocer su modo de vida, sus inquietudes y la realidad de una oscura época para todos (independiente del color, bando o ideología). A través de su palabra (y la de otros tantos de su generación…) conocemos su particular infierno, su angustia y, debido a estudios y testimonios, el terrible final que como a tantas familias de este país les (nos) ha ocurrido. Trágico final del que la conocida familia del responsable de dicho asesinato se avergüenza desde siempre. Estigma dicen. Pero esa no es responsabilidad de dicha familia sino de quien quito y ordenó dicha masacre.

Dejando polémicas a parte, también hay poetisas que me inspiran.  Pese a ser  más conocida como novelista mi amiga Dulce Chacón, defensora a ultranza de las mujeres, y gran exponente de las causas justas, escribió versos, teatro, guiones y novelazas como “La Voz dormida”. Best Seller del 2002. Disfrutó poco del éxito, pero nos quedan sus palabras, duras, verdaderas, sensibles. Verdaderos personajes, construidos desde principio a fin, dotados de alma, mente y cuerpo. Gracias Dulce por este y otros “regalos” en forma de libro que tanto nos hacen disfrutar a tu público fiel que no te olvida.

Pensareis que todos los autores que leo acaban atormentados o de forma dramática, pero no es esa la premisa, sino su sensibilidad y su especial manera de contar las cosas. Desde Sylvia Plath hasta Alfonsina Storni, pasando por Benedetti o Luis García Montero. Son sólo algunos ejemplos que ocupan mis viejas estanterías… Todos y todas representan una manera peculiar de escribir de representar su realidad o la realidad tal cual la aprecian cada día. Son imaginativos, comprometidos, sensibles y, sobre todo diferentes. Y a mi me encanta lo diferente!!!!!!!!!!!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s