The Artist, el encanto de la sencillez

En tiempos de remakes (la mayoría de las veces innecesarios), secuelas, precuelas y reestrenos de películas de éxito en 3D, sorprende gratamente que una cinta como The Artist seduzca a público de medio mundo. En su aparente sencillez está la clave.

Son muchas las ocasiones en las que actores y directores promocionan películas rebosantes de efectos especiales empleando los argumentos: “Encierra una hermosa historia de amor”; “tiene como trasfondo un conflicto social”, “un viaje interior”, etc. Y es que eso es precisamente lo que nos brinda The Artist con una casi total ausencia de diálogos y efectos sonoros, en blanco y negro y protagonizada por dos auténticos desconocidos para el gran público. Desconocidos, pero derrochadores de un magnetismo que para sí quisieran muchas grandes estrellas. Desde hacía mucho tiempo un sencillo gesto no iluminaba tanto la pantalla como cada vez que el protagonista, Jean Dujardin, esboza su magnífica sonrisa.

The Artist ofrece unas interpretaciones brillantes, una banda sonora y una fotografía magníficas y resaltadas por la ausencia de diálogo sonoro, un argumento delirantemente cómico y conmovedor, sorprendentes escenas musicales, romanticismo y una aguda reflexión sobre la industria del cine, el show business y el star system.

En un momento de la película, el protagonista, George Valentin, le dice a la aspirante a estrella Peppy Miller que para lograr su sueño de triunfar en Hollywood es necesario que se diferencie de las demás actrices. El director Michel Hazanavicius se ha aplicado el cuento y para alcanzar el éxito nada mejor que ofrecerle al público contemporáneo una buena dosis de clasicismo, un producto cinematográficamente impecable y una historia que trasciende las técnicas y el tiempo.

The Artist representa al máximo el triunfo del vintage. Con total seguridad no arrastrará a las masas al cine, pero quizás por el hecho de alejarse de lo habitual hoy día o por considerarse el film del que todos hablan (ya se ha embolsado 3 Globos de Oro y es candidata al Oscar en las principales categorías), The Artist redescubra al público la sencillez de lo clásico. Suscitar emociones y sensaciones con técnicas que creíamos obsoletas es su gran acierto y sólo por eso, y por aplaudir la valentía de sus creadores y productores, merece la pena verla.

Advertisements

One thought on “The Artist, el encanto de la sencillez

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s