Miel de Naranjas, posguerra amarga

El lector pensará “otra película española de la Postguerra”. Sí; pero diferente.

Andalucía años 50. Carmen y Enrique son una joven pareja con inquietudes que quiere dejar todo atrás seguir adelante con una nueva vida.

Iluminación basada en el claro/oscuro, esas luces y sombras creadas por el director de Fotografía Gonzalo Berridi, hacen de la historia algo más pasional, más auténtico; pese a los retoques digitales. Diseño de producción casi impecable (desde mi humilde experiencia). El guión de Remedios Crespo Casado, ganador del  VI Premio SGAE de Guion Julio Alejandro en 2009, resulta a veces confusa y brilla por su ausencia la falta de estructura.

Sin embargo hay actores y actores. Unos pueden estropear una gran historia y otros pueden destacar por encima del argumento. Tal es el caso de Karra Elejalde. Despiadado, calculador pero con matices de “pseudoternura y comicidad” ¿Será nuevamente candidato a los premios cinematográficos patrios? Esa tarea dejémosla en manos de los academicos. Por cierto! Cabe retar al espectador a ver qué cameo descubren en la cinta. 

Con unos secundarios de lujo como Eduard Fernández (espectacular, como casi siempre), Carlos Santos, Bárbara Lennie, Nora Navas o Ángela Molina, la cinta de Uribe, pese a recaer en el maniqueísmo a veces, éstos soportan el tirón, y muy bien. Cabe descatacar la magistral colaboración especial de Antonio Dechent.

“Miel de Naranjas”, que auguraba mayores pretensiones, no llega a dar el salto. En cuanto a los protagonistas, hay que señalar que Blanca Suárez, pese a la mejora experimentada en sus últimos trabajos, no consigue convencer a ésta cinéfila. Su partenaire (Enrique, en el filme) Iban Gárate, no llega a la altura del papel que  tiene entre manos cargándolo de inexpresividad y tedio.

El factor sorpresa es prácticamente evidente a los ojos del espectador, que le deja frío y perdido sin comprender “el qué” y “el para qué”.

Pero ya sabe el cinéfilo de convicción que no hay que prejuzgar nunca. Ni en el cine ni en la vida.

Foto: http://www.sensacine.com

Advertisements