La cocina de la vida

La cocina siempre ha sido un lugar donde se desgranan los sentidos. Se vibra, se aprende, se sufre a veces. También hay ilusión. Emoción. Imaginación. Todo eso y mucho más es lo que nos propone Sergio Peris-Mencheta (Madrid, 1975) en su montaje de este excelente texto del autor inglés Arnold Wesker (Londres, 1932-2016).

Como si de unos títeres manejados a través de sus hilos, se nos presenta un elenco de 26 actores (2 más que se mencionan pero no están en escena). 26 almas. 26 seres humanos que, a través de una intensísima jornada laboral, desmenuzan sus sentimientos, sus miedos. Sazonados con pasión, añaden unas pizcas de amor y una cucharada colmada de odio y dolor.

A través de una vista 360º el espectador es testigo y “comensal” de las vidas y miserias de estos personajes que funcionan perfectamente como un mecanismo de reloj suizo. Una dirección de actores que los lleva al extremo de sus personajes. Descomunal y muy acertado trabajo de Peris-Mencheta que coordina un elenco donde todos y todas, sin excepción, brillan.

En una cocina perfectamente equipada y sin alimentos reales (sí olores que el espectador descubrirá a medida que avanza la jornada laboral), los actores y actrices realizan unos movimientos perfectos haciendo partícipe al público de su tarea como camareros/as, cocineros, reposteros o pinches.910_dsc1109-690x460

Bajo estas líneas, una imagen de los ensayos de “La Cocina”. Foto: http://www.barcopirata.org

Una escenografía muy completa y realista. Destacan además el vestuario, peluquería y maquillaje; natural y sencillo. Siempre sin esconder el toque personal de cada actor o actriz.

Muy trabajados los acentos de cada personaje. Resulta paradógico (y no sin intención), pues el elenco procede de diferentes provincias españolas. Se respira esfuerzo, mucho trabajo, compañerismo y solidaridad entre todos. Se nota todo el trabajo previo de ensayos, de disfrute, de sensaciones que debieron salir de aquellos. Así lo percibe el espectador.

El amor, el odio, la guerra, o el dolor emocional que se muestran, hacen a los hombres y mujeres que trabajan en el restaurante de Marango, vulnerables. Son piezas del puzzle de esta sociedad donde la violencia, las consecuencias de las contiendas, las malas políticas de  los gobiernos, el poder y la ambición de los gobernantes les han llevado a vivir arrastrados por la corriente mientras esperan una revolución o hacen la suya propia. Porque el ser humano es solo eso, humano.

la-cocina_cartel-wpcf_216x308

Foto cartel: Centro Dramático Nacional.

FICHA ARTÍSTICA Y TÉCNICA

Reparto: Silvia Abascal, Roberto Álvarez, Fátima Baeza, Aitor Beltrán, Almudena Cid, Víctor Duplá, Patxi Freytez, Javivi Gil, José Gimeno, Ricardo Gómez, Pepe Lorente, Óscar Martínez, Natalia Mateo, Xabier Murúa, Berta Ojea, Diana Palazón, Ignacio Rengel, Xenia Reguant, Nacho Rubio, Alejo Sauras, Marta Solaz, Romans Suárez-Pazos, Mario Tardón, Javier Tolosa, Carmen del Valle, Luis Zahera
Autor: Arnold Wesker
Versión y dirección: Sergio Peris-Mencheta
Escenografía: Curt Allen Wilmer
Vestuario: Elda Noriega
Iluminación: Valentín Álvarez
Movimiento escénico: Chevi Muraday
Espacio sonoro: Pablo Martín-Jones

Cartel: ByG/Isidro Ferrer

Fotos: marcosGpunto

Vídeo: Paz Producciones

Producción: Centro Dramático Nacional y Barco Pirata Producciones
Fechas y horarios: Del 18 de noviembre al 30 de diciembre
de martes a sábado 20:30 horas y domingo 19:30 horas en el TEATRO VALLE-INCLÁN

Advertisements

El hombre tranquilo

A veces, cuando ya no puedes más, cuando el dolor es insoportable o la vida no da tregua estallas. La vida que antes conocías ha volado en pedazos y entonces te preguntas, ¿y ahora qué? De esta premisa, que se torna en venganza, parte la ópera prima como director del actor Raúl Arévalo (Madrid, 1979).tpli_final_cartel_300x445

“Tarde para la Ira” es un thriller que afronta temas como la venganza, el dolor, la familia, la lealtad. Rodada en gran parte en su localidad natal (Móstoles, Madrid) entre otras zonas; nos muestra a un protagonista taciturno, paciente, con mirada perdida y atrapado en una soledad y un dolor que hielan el alma. Interpretado magistralmente por el siempre resuelto Antonio de la Torre (Málaga, 1968), cuenta la historia de Curro, encarnado por un estupendo Luis Callejo, (Segovia, 1970) que acaba de salir de prisión tras haber estado encerrado ocho años debido a su participación en el atraco de una joyería. Ahora solo piensa en iniciar una nueva vida junto a su familia, pero por culpa de una situación inesperada descubrirá que no será tan fácil como pensaba. Tras su encuentro con José (de La Torre), un desconocido que le llevará a emprender un insólito viaje donde tendrán que enfrentarse juntos a los fantasmas de su pasado.

Con esta prometedora sinopsis, el ahora director de pleno derecho Raúl Arévalo, nos lleva por el más puro cine negro, el thriller o incluso el “Spaguetti Western”. Primerísimos planos de miradas agónicas, de miedo, de terror, de tristeza al más puro estilo de Sergio Leone o de filmes de los ’70.  Es puro cine. Secuencias que dejan sin aliento. Callejo y de La Torre se ensamblan perfectamente como el engranaje de un gran mecanismo. Sin margen de error. No debemos olvidar a una brillante Ruth Díaz (ganadora del premio a la mejor actriz en el Festival de Venecia 2016, sección Orizzonti) que compone un personaje redondo con sus gestos de apatía, angustia, conformismo y esa mirada. Esa mirada.

Arévalo, logra con su primer filme como director, contar lo que verdaderamente quiere contar. Ni más ni menos. Sabe lo que quiere y lo consigue. “Encierra” a sus personajes en un ambiente sucio y vicioso. El desasosiego y la tensión están presentes en cada fotograma. Sin duda es una de las agradables sorpresas de este año. Esto no ha hecho más que empezar.

Foto de cartel: lacanicafilms.com

FICHA ARTÍSTICA

Antonio de la Torre
Luis Callejo
Ruth Díaz
Raúl Jiménez
Manolo Solo
Font García

FICHA TÉCNICA

Director: RAÚL ARÉVALO
Productora: BEATRIZ BODEGAS
Guión: RAÚL ARÉVALO y DAVID PULIDO
Director de Fotografía: ARNAU VALLS
Música: LUCIO GODOY
Diseño de Producción: ANTÓN LAGUNA
Director de Producción: SERGIO DÍAZ BERMEJO
Montaje: ANGEL HERNÁNDEZ ZOIDO
Diseño de Vestuario: CRISTINA RODRIGUEZ y ALBERTO VALCÁRCEL
Maquillaje y Peluquería: ESTHER GUILLEM y PILUCA GUILLEM
Sonido: TAMARA ARÉVALO

Una producción de LA CANICA FILMS y AGOSTO LA PELICULA A.I.E.
Con la participación de TVE, MOVISTAR + EN ASOCIACIÓN CON FILM FACTORY
y PALOMAR SPA
Con la ayuda de AUDIOVISUAL S.G.R.

En tiempos de amor y desamor

El amor es un profundo sentimiento que conecta, pero… ¿existe el amor para toda la vida? El amor, ¿es sólo química o algo más? ¿mueve el mundo o solo es un cliché propio la sociedad de consumo en la que vivimos?

El nuevo espectáculo de actor, monologuista, músico y showman Alex O’Dogherty (San Fernando, Cádiz,; 1973) que recibe el título de “El Amor pa’ na'” (actualmente en gira) es un compendio de monólogos de humor sobre el amor y el desamor del personaje que interpreta, pues él mismo aclara que “no es autobiográfico”, canciones, reflexión y todo aderezado con la interacción y colaboración del público asistente que se entrega sin miramientos.

Es un viaje por el significado del amor alejado de lo puramente romántico que nos tiene acostumbrado el cine. Es irreverente, canalla, gamberro y muy divertido. Sin revelar nada solo podemos asegurar que las risas (y la reflexión) están aseguradas. O’Dogherty nunca deja indiferente a nadie. En su mundo particular cuando entras, lo haces hasta dentro, sin mirar atrás.

Muy recomendable para ir en pareja que te hará replantearte algunas cuestiones, solo/a para reír y disfrutar o con amigos para aclamar a coro “a mí también me ha pasado”. Todos amamos o hemos amado, todos hemos sufrido por amor… pero muy pocos se han reído de ello como Alex O’Dogherty. Un decorado sencillo pero efectivo recibe al espectador con la llaves del corazón, el de cualquiera de los presentes. Posteriormente, otro corazón que ocupa el centro de la pista es “apuñalado” con objetos significativos que el público va descubriendo a lo largo de la historia que se relata. Entrelazando adecuadamente monólogos y canciones como en su anterior espectáculo (“Mi imaginación y yo” con La Bizarrería que es brillante a ojos de quien escribe), lleva al espectador por las fases del amor; ese sentimiento tan contradictorio. Pero al final lo verdaderamente importante es el amor por uno mismo y por  los que te rodean. Va más allá del amor romántico. Porque, como bien dice el artista gaditano al final de la función sobre el personaje, es “maravillosamente libre”.

 

24355309460_137d013964_o-2

 

 

 

 

24568185721_3db3df436c_o-2Fotos: http://www.flickr.com/photos/alexodogherty/

Consultar fechas de la gira de “El Amor es pa’ na”  y otros espectáculos en la web del artista: http://www.alexodogherty.com