El dolor de la ambición

Acercarse a Shakespeare no es tarea fácil. Bien lo sabe Eduardo Vasco (Madrid, 1968), que junto con su compañía Noviembre Teatro lleva a escena por quinta vez al autor inglés. Ricardo III, que cierra la tetralogía Shakesperiana sobre la historia de Inglaterra, nos presenta a un hombre derrotado en la batalla de Bosworth (1485), que, con ansias de poder; maldad y una crueldad desmedida hará lo que sea para llegar al trono. Cueste lo que cueste. Le pese a quien le pese.

La propuesta de Vasco, en versión de Yolanda Pallín, nos presenta unos personajes que son defendidos por los actores en bloque. El texto no deja de sorprender al espectador, pues es fiel reflejo de la sociedad en que vivimos: poder, ambición, falta de escrúpulos, violencia. Un círculo vicioso que el elenco resuelve con excelente acierto. El director madrileño, como siempre, hace magia sobre las tablas. Dirige a sus personajes como un gran director de orquesta. Meticuloso y preciso. No deja cabos sueltos. Tanto es así que también se hace cargo de la música que acompaña a este montaje.

Con una sencilla escenografía, a cargo de Carolina González, el espectador vigila y observa con estupor el interior de un castillo, el campo de batalla o los más vastos exteriores. Todo con apenas algo de mobiliario que se utiliza según las necesidades de la escena.thumb_2470853338 La audiencia queda rendida a cada situación. El elegante vestuario del diseñador Lorenzo Caprile deja al público especular con el marco temporal de la obra. Juega con los tejidos y los complementos, desde lo más sofisticado hasta lo más escueto o uniformado.

Sin duda Ricardo III es, para quienes ya conocen el trabajo de Arturo Querejeta, otro éxito más. Cerca de dos horas sin parar. Habla, gesticula, se mueve por el escenario como una mariposa: rozando y tocando con sigilo. La potente voz suma a un personaje cruel, incapaz de mostrar verdadero arrepentimiento y cuyos sentimientos quedan ocultos tras la ambición. No le importa nada ni nadie con tal de lograr su objetivo y así nos lo hace saber con su mirada penetrante y oscura.

Es este un montaje ágil y elegante siguiendo la línea de anteriores montajes de la compañía. Es puro teatro sin aditivos. Lo ves. Lo sientes. Como dice Ricardo III “¡Mi reino por un caballo!” o por cualquier otro montaje de tal calidad. El espectador se sentirá incómodo ante el paralelismo de la sociedad actual. Ya lo dicen sus protagonistas: “El mundo está vuelto del revés, tiene la cabeza donde deben estar los pies”. Bienvenido al siglo XXI Su Majestad.

thumb_2470853350

Fotos: Chicho/ http://www.noviembreteatro.es

EQUIPO ARTÍSTICO Y TÉCNICO

Dirección: Eduardo Vasco
Compañía: Noviembre Compañía de Teatro
Reparto:

Ricardo Arturo Querejeta
Margarita / Duquesa Charo Amador
Buckingham Fernando Sendino
Isabel Isabel Rodes
Clarence / Stanley Rafael Ortíz
Ana / Duque de York Cristina Adúa
Hastings / Richmond Antonio de Cos
Asesino / Principe de Gales / Ratcliff José Luis Massó
Asesino / Rey Eduardo / Catesby José Vicente Ramos
Pianista / Grey / Sacerdote / Tirrel Jorge Bedoya
Brakenbury / Rivers / Alcalde Guillermo Serrano
Ayudante de dirección Fran Guinot / Daniel Santos
Fotografía Chicho
Música Janácek/Vasco
Iluminación Miguel Ángel Camacho
Escenografía Carolina González
Vestuario Lorenzo Caprile

Versión Yolanda Pallín

Comunicación Josi Cortes
Producción y distribución Miguel Ángel Alcántara

Fechas: Del 1 de diciembre de 2016 al 15 de enero de 2017
Lugar: Teatro Español – Sala Principal en Plaza Santa Ana. Calle Príncipe 25
Horarios: De martes a sábado 20h. Domingos 19h.
Precio: Entradas de 5 a 22€. Martes, miércoles y jueves 25% de dto.
Duración: 1 hora 40 minutos. Aprox. (Sin intermedio)

Advertisements