El hombre tranquilo

A veces, cuando ya no puedes más, cuando el dolor es insoportable o la vida no da tregua estallas. La vida que antes conocías ha volado en pedazos y entonces te preguntas, ¿y ahora qué? De esta premisa, que se torna en venganza, parte la ópera prima como director del actor Raúl Arévalo (Madrid, 1979).tpli_final_cartel_300x445

“Tarde para la Ira” es un thriller que afronta temas como la venganza, el dolor, la familia, la lealtad. Rodada en gran parte en su localidad natal (Móstoles, Madrid) entre otras zonas; nos muestra a un protagonista taciturno, paciente, con mirada perdida y atrapado en una soledad y un dolor que hielan el alma. Interpretado magistralmente por el siempre resuelto Antonio de la Torre (Málaga, 1968), cuenta la historia de Curro, encarnado por un estupendo Luis Callejo, (Segovia, 1970) que acaba de salir de prisión tras haber estado encerrado ocho años debido a su participación en el atraco de una joyería. Ahora solo piensa en iniciar una nueva vida junto a su familia, pero por culpa de una situación inesperada descubrirá que no será tan fácil como pensaba. Tras su encuentro con José (de La Torre), un desconocido que le llevará a emprender un insólito viaje donde tendrán que enfrentarse juntos a los fantasmas de su pasado.

Con esta prometedora sinopsis, el ahora director de pleno derecho Raúl Arévalo, nos lleva por el más puro cine negro, el thriller o incluso el “Spaguetti Western”. Primerísimos planos de miradas agónicas, de miedo, de terror, de tristeza al más puro estilo de Sergio Leone o de filmes de los ’70.  Es puro cine. Secuencias que dejan sin aliento. Callejo y de La Torre se ensamblan perfectamente como el engranaje de un gran mecanismo. Sin margen de error. No debemos olvidar a una brillante Ruth Díaz (ganadora del premio a la mejor actriz en el Festival de Venecia 2016, sección Orizzonti) que compone un personaje redondo con sus gestos de apatía, angustia, conformismo y esa mirada. Esa mirada.

Arévalo, logra con su primer filme como director, contar lo que verdaderamente quiere contar. Ni más ni menos. Sabe lo que quiere y lo consigue. “Encierra” a sus personajes en un ambiente sucio y vicioso. El desasosiego y la tensión están presentes en cada fotograma. Sin duda es una de las agradables sorpresas de este año. Esto no ha hecho más que empezar.

Foto de cartel: lacanicafilms.com

FICHA ARTÍSTICA

Antonio de la Torre
Luis Callejo
Ruth Díaz
Raúl Jiménez
Manolo Solo
Font García

FICHA TÉCNICA

Director: RAÚL ARÉVALO
Productora: BEATRIZ BODEGAS
Guión: RAÚL ARÉVALO y DAVID PULIDO
Director de Fotografía: ARNAU VALLS
Música: LUCIO GODOY
Diseño de Producción: ANTÓN LAGUNA
Director de Producción: SERGIO DÍAZ BERMEJO
Montaje: ANGEL HERNÁNDEZ ZOIDO
Diseño de Vestuario: CRISTINA RODRIGUEZ y ALBERTO VALCÁRCEL
Maquillaje y Peluquería: ESTHER GUILLEM y PILUCA GUILLEM
Sonido: TAMARA ARÉVALO

Una producción de LA CANICA FILMS y AGOSTO LA PELICULA A.I.E.
Con la participación de TVE, MOVISTAR + EN ASOCIACIÓN CON FILM FACTORY
y PALOMAR SPA
Con la ayuda de AUDIOVISUAL S.G.R.

Advertisements

“LABELS (Desahogo Social)”, no tags

el mundo de ariadna

“Labels (Desahogo Social)” es una obra que apela a algunos de los problemas actuales de la sociedad. Los prejuicios, ese “veneno social” que nos contamina desde tiempos inmemoriales. El mundo se ha construido así, no hay más que ver la facilidad con la que la sociedad en la que vivimos pone etiquetas, cual producto de consumo, a los grupos sociales, sean cuales sean. El texto pretende mostrar al público tanto el inicio de una reflexión como una visión de la sociedad muy particular: encontramos etiquetas como la de puta, consumista, homosexual e inmaduro.

Escalofriante puesta en escena, como los programas de televisión en los que todo y todos parecen de cartón-piedra, manejados por otros que dicen y hacen lo que tienen instalado. La población, como un programa informático, va como zombies hacia la “categorización” en la que se supone debemos agruparnos.

Puesta en escena sencilla, en la que el público…

View original post 212 more words

Noche de los libros en Madrid!!!!!


El próximo  día 23 de abril  se celebra la noche de los libros. Aprovecha tu oportunidad!!!!

 

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/pages/Relatos-de-una-Vida/1439051156338940?ref=hl

Síguenos en Twitter:

Puedes adquirir tu ejemplar en papel en:

http://www.librolibro.es/libro/relatos-de-una-vida/9788416068401portada_libro

 

Ilustración de portada : Pablo Iglesias Prada

Ella- El ¿¿¿Amigos???

Una tarde, como otra cualquiera, y en mitad de una escalera, se cruzaron. Ella saludó con su sonrisa tímida y él igual pero sin sonrisa. Tal vez por vergüenza. A partir de ese encuentro fugaz y ocasional, surgieron encuentros cibernéticos, telefónicos y alguno real.

Chateos a deshora sobre lo divino y lo humano. Lo de aquí, lo de allí. Actualidad, espectáculos, ciencia… hasta deportes. Siempre en tono amistoso. Así durante muuuucho tiempo. Hasta que llegaron los sms (el what’s app y los móviles de tercera generación o cuarta no se habían inventado aún). La crisis no había llegado todavía a los bolsillos de los incrédulos ciudadanos del mundo y ella era una joven recién llegada a la Universidad con ganas de cumplir su sueño, conocer mundo y mezclarse con la gente.

El contacto cada vez era más asiduo. A diario. Varias veces al día. Llamadas (bueno o perdidas, ella no sabía muy bien, ya que una le pilló en mitad de un examen con el teléfono en silencio), más mensajes. Más chateo. Canciones, risas, descubrimientos… Durante años esta situación la fueron provocando los momentos. Ella no sabía si la soledad de ambos influía o simplemente porque se encontraban a gusto hablando.

Ambos siempre dispuestos a escuchar al otro hasta que un día cualquiera de tiempos que ni ella misma recuerda, las conversaciones y los mensajes alentadores, divertidos, animados y, por qué no decirlo, preciosos, en algunos casos se fueron tornando en otra cosa. Eran amigos, o al menos eso había creído siempre ella, pero las conversaciones empezaban a parecerse a las de una relación de amigos con derecho a… a qué?? Porque ella creía que lo tenía claro, pero él no. O al menos ella nunca lo entendió. Él siempre dijo que era un juego, pero de que estaban hablando de juegos o del tiempo?? Así esta situación se prolongó en el tiempo, divertida pero a la par que morbosa y un poco oscura… otro día en una conversación habitual ella explotó. El se empezaba a convertir en una adicción. Una adicción peligrosa. Y quien juega con fuego se quema, tarde o temprano. Y ella ardió con todo el equipo. En un arranque de sinceridad ella vomitó palabra por palabra lo que había sentido estos años. Él sin mucho que decir, sólo se repetía que para él era una juego (y dale molino!), que ya sabía lo que era, que no la había engañado. Ella que se sentía humillada, agredida verbalmente, intentó quedar cara a cara para hablar las cosas pero él con su habitual parsimonia le dijo : “Es que no hay nada de que hablar”. Y tal cual pronunció esa frase, mientras ella estaba hecha un mar de lágrimas, el le recriminaba que hubiera estado viendo a otras personas, pero, un momento. Se hizo el silencio. No eran sólo amigos?? Esto a que venía??? Ella, perpleja por no obtener más que reproches, siguió soltando por su boca toda la sinceridad de la que era capaz… Hasta que no pudo más y entre lágrimas y enfado se despidió a su manera. Al final resultó que no era el amigo que ella creía. Ese al que le había contado sus secretos más profundos. Ese al que acudía en busca de consejo. Ese que creía la escuchaba. Y tal como vino se fue. Fin.

Real Woman

Hace unas semanas leí en una publicación (Plus Model Magazine) los resultados de una encuesta en la que, de forma alarmante, daban a entender que las modelos hace dos décadas pesaban una media de un 8% menos que una mujer de a pie. Hoy sobrepasan el 20%. Y la pregunta es: ¿nos hemos vuelto locos, o qué?

Aún hoy, ya pasado el infierno de la adolescencia y en plena edad adulta, sigo enfadada porque las mujeres con curvas no tengamos más presencia social. El tallaje de la ropa cada vez es más pequeño. Las consideradas tallas grandes también.  Ilustraré dicha afirmación con un ejemplo real que viví hace pocos años (y que por desgracia, no sólo perdura, sino que va a más). Entro en una tienda de ropa (perteneciente a un gigante textil) y ya no sólo muestro sorpresa por la extravagancia de su colección, sino también por su tallaje. Existe la talla 32!! Muchos/as daréis por sentado que no vivo en el mundo o algo así, pero es que una servidora a-l-u-c-i-n-a con semejante cifra. ¿Quién se lo pone? ¿Acaso es un diseño exclusivo para la “Barbie modelitos”? Indignante a la par que desagradable. La cosa no queda ahí. Después de rebuscar no salgo de mi estupefacción cuando descubro que la talla más grande que tienen en esta cadena de tiendas es la 44!

En pleno 2012 el índice de masa muscular de las modelos de pasarela (no todas eh!, pero sí bastantes) roza la anorexia. Y eso a parte de no ser sano es casi una perversión. Si. “Gracias” a esas siniestros cuerpos, las niñas quieren jugar a ser modelis super divinas que no se vean ni en el espejo. Aberrante todo, sinceramente.

Afortunadamente aún quedan algunas mentes sabías (como la citada publicación) y un número muy reducido de marcas cosméticas que nos dan voz y voto. Las modelos con curvas no deben ser una noticia que alimente escándalos ni un circo sino unas profesionales más de la moda. Y no sólo ellas. Sino cantantes, actrices, altos cargos empresariales u otras excelentes profesionales. Mujeres auténticas, en definitiva. Por supuesto que no pretendo hacer apología del sobrepeso, (muchas de nosotras tenemos una analítica de libro, perfecta, vaya) pero no me gusta que se promocione la delgadez extrema, además de dar oportunidad  a las “curves girls” para su mayor lucimiento y erradicar de una vez por todas su arrinconamiento de belleza.

¿Acaso las mujeres con curvas no somos sexys? ¿No lucimos igual de bien una ropa de marca “mega pija-fashion total” que otra anónima? Al menos nosotras estamos sanas. La pasarela se ha cobrado muchas vidas. Uno de tanto ejemplos: Crystal Renn. Dio a conocer al mundo uno de los yugos de la moda en su libro “Hungry”. Sin embargo hay muchas modelos XL que disfrutan del éxito en el modelaje y además también de su cuerpo. Katya Zharkova o Angélica Gray, son algunos ejemplos.

Deseo algún día que “las mujeres auténticas” dejen de ser noticia por sus cuerpos y lo sean exclusivamente por sus hazañas profesionales. PORQUE NOSOTRAS LO VALEMOS!!!

Fotos: http://www.plus-model-mag.com

La soledad de la supervivencia

Un día cualquiera. En cualquier lugar del mundo. A cualquier hora. María deambula por las calles de una gran ciudad. Ella, pensativa, busca una oportunidad. Espera. Ansía. Pero no llega. Mientras recurre a sus bajos instintos para sobrevivir. Vacío. Soledad. Presta su cuerpo para el goce de otros. Ella, títere de todos y de nadie.

Tez morena, ojos grandes y expresivos. Cuerpo de modelo. Tristeza. Mientras se le acercan las personas que hoy le proporcionarán un día más en el mundo, les planta su sonrisa y les “vende la moto”. Y así durante todo el día.

Tal vez huyendo de algo o alguien acabó así. O no. Lo que está claro es que no quiere hacerlo. Busca salvación. Sus ojos piden a gritos salir corriendo, pero sus pies no le dejan. Desea una vida mejor a la vez que se pregunta si esto durará mucho más tiempo. Irónica enciende todos los días su particular infierno. Sin posibilidad de apagarlo. Sin nada con qué sofocarlo. Como si no hubiera un mañana, desea congelar el tiempo.

En cada “trabajo” piensa en una vida mejor. Una profesión con derechos, un trato justo, seguridad.

Encerrada en su propio cuerpo, no sabe como salir de él. Quiere volar lejos, cual pájaro migratorio. Buscavidas incansable, no conoce otra forma de vida pero quiere conocer mundo. Otras posibilidades.

Frío, calor, llueva o nieve; siempre de guardia. Ganas de gritar. Rebeldía.  Angustia. Mendiga amor del bueno, un abrazo sentido. Pero todo esto no son más que espejismos que fabrica su mente.

Hacedora de placeres mundanos, es dueña de su propio destino. Es ella quien decide como seguir en este mundo lleno de hipócritas, falsos e ignorantes.

Mientras sueña con su nueva vida, María, apostada en su zona de trabajo, recibe a los que la consideran una compañía temporal.

Cargada de paciencia, frialdad y falsa disposición, continua cada día su labor… Aunque su mente sólo quiere volar a un mundo imaginario

No status, no limits, no love, no friendship

Hoy se me ha encendido la bombilla. Algo ha hecho click en mi cerebro. Mis conexiones neuronales están al borde del colapso. Sin sentido. Sin explicación aparente.

Y es que una ya está muy harta (como muchos ciudadanos del mundo, supongo) de que la vacilen y la tomen el pelo… Por no decir algo peor. Cuando las cosas, situaciones pasadas o personas ya no tienen solución es mejor pasar a otra cosa.

El recuerdo bonito, amargo, doloroso… queda. Siempre queda. Aunque mejor entendido. Digerido. Al margen de teorías psicológicas o psiquiátricas, nuestro peor enemigo siempre somos nosotros mismos. Concepto manido, pero cierto.

Harta de promesas incumplidas, harta de una sociedad cada vez más feroz, inepta. Harta de la falsedad. Harta del engaño y las mentiras. Harta de la utilización en propia conveniencia. Hasta los ****, dicho mal y pronto.

Darle fin a algo es difícil, pero hay que hacerlo. Para echarle humor diremos que es como ir al dentista: jode, pero hay que hacerlo. Pues  en esa circunstancia me encuentro ahora.

A las situaciones o pérdidas que ya no tienen remedio no te queda otra que joderte, aguantarte y recordar con nostalgia, dolor y una sonrisa. Hay otras, que aún siendo también pérdidas, no producen nostalgia. Sino ganas de romper algo. Furia, Rabia. Desconcierto.

Cuando nadie te cede “Un lugar en tu almohada” como diría Drexler, lo mejor es echarse a un lado y seguir con tu vida. Sin restrinciones ni preguntas sin respuesta. Simplemente sucede. No sé porqué pero es así.

En otros aspectos de la vida no es mucho mejor. Cuando has forjado un círculo  amistoso y las personas de alrededor cambian (o no) lo hacen por motivos concretos. Aunque tú no los sepas. Es quizá en ese punto, cuando me planteo si realmente he conocido a esas personas o eran espejismos que mi mente creaba a mi parecer. Como no, tenemos un clásico. Y es que el individuo/a no sea lo que tu pensabas. De ahí que crezca en ti una sensación que nunca antes habías experimentado: RESENTIMIENTO. Acumulado en exceso y por tiempo prolongado puede llegar a enquistarse. Ésto puede dar lugar a un explosión de sentimientos encontrados. Justo lo que está pasando. Aquí y Ahora. Vomitar lo que sentimos es bueno, pero triste si estás solo. Y no me refiero a no tener a nadie alrededor, sino a iguales que se identifiquen contigo. Por supuesto si que hay algunas personas que están ahí siempre. Incondicionales de una sola cifra que están ahí para tí. Pero a veces las necesidades no pasan por calentar la cabeza a los demás, sino por estar en paz uno consigo mismo.

En eso estoy ahora mismo y como lo único que sé hacer es esbozar la vida y los sentimientos con palabras, recurro a mi bitácora. Lo más importante: SER YO MISMA.

Foto: Ariadna

Sentir, amar y llorar

Luna, al igual que su nombre, vino al mundo una noche de luna llena. Siempre quiso amar, pero nunca entendió como. Ni porqué.

De niña no comprendía lo que era el amor, tan sólo sentía admiración. Por su padre, fundamentalmente. Por un compañero de clase, más tarde. Ahí, dicha admiración se tornó en otro sentimiento que tardó en descifrar.

Al tiempo que su cuerpo cambiaba debido a su entrada en la compleja adolescencia, Luna no paraba de luchar contra sí misma y sus propios demonios. Veía en su cuerpo sus propios monstruos. Su defectos. Desolación por el “error” genético.

Se preguntaba constantemente si sabría amar, si alguien bebería los vientos por ella. Ella, tímida y con mucho miedo, fue de piedra en piedra. De fracaso en fracaso. Compañeros de clase, de trabajo, amores platónicos… Carrera errática donde las haya. Nunca entendía en que fallaba.

Siempre con su figura taciturna, recorriendo mundo. El mundo la observa como un satélite global, que ilumina hasta la calle más oscura con su mirada. Ojos tristes, miedosos, dulces como el caramelo, dolor, decepción. Sonrisa sincera y muy sonora. Cuerpo… bueno el cuerpo no es apto para este siglo. Pero seguro que en otro tiempo fue una “sex symbol”.

Nunca correspondida, acumulaba frustración y amargura. Sentía con fuerza a cada momento, cada instante. Sentimientos encontrados se acumulaban en su alma. Llorar, reír-reír llorar. Siempre sometida a ese binomio.

Su timidez y vergüenza de serie, no la ayudaban en nada. Pero podían más que su propia voluntad. Quizás fue eso lo que no le permitió amar en lo más profundo.

Ella lleva con mucho peso la vida, pero a veces, ésta le puede. Los sentimientos la arrastran hacia la corriente sin poder detenerse. Rápida, insaciable. Hasta desaparecer. Y todo por amor.

Y es que Luna nunca quiso ser princesa, como afirmaba en una canción el maestro de Úbeda, pero si quería ser amada como una princesa.

Cortos again!!

A falta de resolución de subvenciones para realizar mi propia producción (e indignada por ser infravalorada laboralmente) a continuación os propongo algunos cortos que me llamaron la atención el pasado año 2011. Disfrutadlos!

¿Quién no ha aprendido a desestructurar el cosmos de esta forma??

La vida de los móviles… pura realidad!

El calvario de los castings…

Y como siempre una pequeña obra maestra… 1

…2…

…y 3…

Feliz lunes a todos!

Y TODO SE TORNÓ EN UN GRAN SOPLIDO…

A lo largo de los siglos la mujer en España ha estado sometida al hombre, sin contemplaciones. No opinaba, no estudiaba por decisión propia… y, lo fundamental: no podía ejercer sus derechos como ciudadana y como persona, en definitiva.

A principios del siglo XX surgen una serie de mujeres que contemplan su éxito en la clandestinidad, como ejemplo, María Lejárraga, esposa del novelista y dramaturgo Gregorio Martínez Sierra, que compatibilizaba su trabajo de maestra, el cuidado de la casa y además escribía las novelas y obras teatrales que luego firmaba con el nombre de su marido.

El paso importante se da a partir de los años ’20 con el “Informe Nelken” (La condición Social de la Mujer en España, 1919). En los años siguientes comienza un tímido avance, con la presencia entre otras de Clara Campoamor (que propició el voto femenino durante la II República), Victoria Kent…

Tras los enormes avances logrados en la II República, que quedan nublados con la Dictadura; con la Transción se contempla un nuevo intento hacia el camino a la igualdad. Surge la revolución feminista, desempolvada gracias al ejemplo estadounidense.

En la actualidad la mejora ha sido notable. Pero no debemos olvidarnos de señalar la importancia de la mujer gitana. Es cierto que en la cultura gitana se conservan los valores tradicionales en los que la mujer se queda en casa cuidando de la familia, mientras el marido sale a “ganarse el pan”. Afortunadamente las mujeres logran en ciertos sectores, con esfuerzo y dedicación, labrarse un futuro profesional: realizan estudios medios y superiores, logrando así estudios universitarios; lo que supone una gran meta alcanzada.

En el terreno laboral se ha avanzado notablemente, pues ya no sólo se dedica al cuidado de la familia ni de la casa. Sale fuera a trabajar en empleos de gran responsabilidad como científica, periodista, médico…

En el terreno político el avance puede que haya sido más significativo: Presidenta de Gobierno, vicepresidenta del Gobierno, Ministra, Presidenta del Senado, Presidenta de una Comunidad Autónoma, Alcaldesa… independientemente de la ideología que se profese, eso significa mucho. La representación supone para las ciudadanas un paso más hacia el poder, que paulatinamente va cambiando de mando.

La mujer, en muchos casos, logra acercarse al hombre, pero aún queda mucho para llegar a la igualdad en la que todos nos respetemos como una sociedad abierta; propia del siglo XXI.